TechFest

Este año tenía una cita marcada en el calendario para acudir al T3chFest. Uno de esos eventos que no te puedes perder, y al que fui con un compañero especial de viaje: mi hijo pequeño de 2 años. Cuestión de conciliación y cuestión de que el T3chFest para mi no es un evento más. Gran parte de mi familia reside en Madrid y estudié en la universidad que acoge este evento, la Universidad Carlos III de Madrid. Esto es, aproveché para tomar algo con algún profesor, comer con algún excompañero de clase, pasar tiempo con la familia y recoger el título. Si, 10 años después.

Luz Rello

El Jueves tocó salir pronto de casa y recordar cómo eran esos viajes en tren a la Universidad. Suena nostálgico, pero realmente me apetecía revivir aquellos trayectos en Cercanías. Hubiera sido todo mucho más romántico si no me hubiera equivocado de línea, empapado de agua o haber llegado tarde. Pero llegué justo para eschuchar la apertura de Nerea Luis y del director de la Escuela Politécnica Superior, Daniel Segovia. Ambos remarcaron la importancia de la diversidad en la tecnología e hicieron memoria de cómo surgió T3chFest, y los motivos que les llevaron a buscar un sitio en el que poner a todo el mundo. Admirable ver lo que han conseguido seis ediciones después.

Y sin moverme de mi asiento, pude presenciar la keynote de Luz Rello, que sin duda es un must de esta edición. Un must para entender qué es exactamente esto de la dislexia, las consecuencias que tiene en el aprendizaje y del trabajo de investigación realizado por medio de la inteligencia artificial y los juegos para conseguir una detección temprana. Su derroche de energía, humildad y cercanía, hizo que pareciera muy pequeño el enorme escenario que estaba pisando. Conectó enseguida con la gente e hizo sonar un interminable aplauso, aún sin haber finalizado su ponencia. Gran inicio.

Jorge Barroso

A partir de aquí, bastantes altibajos. Talleres cancelados a última hora, problemas con horarios, alguna charla muy técnica con muy poco código u otras en las que la slide más importante parecía ser la última: “We are hiring”. En cualquier caso, nada que no sea entendible dada la gran complejidad de organizar un evento de estas características y con unos números que asustan. Y no precisamente por el precio de la entrada.

Sobre algunas de las charlas a las que asistí, cabe mencionar la grata sorpresa de dar con el Analysis of the feeling of the attendees to a talk in real time de Juantomás García y su Dolce Far Niente al hablar de Serverless. O el Building Efficient Software si no puedes distraer mucho tiempo al usuario de Álex Fernández.

Y luego está lo de Jorge Barroso y David Bonilla. Ambos se presentaban, a priori, con una charla muy interesante para los que están empezando. Pero se encontraron con aproximadamente un 90% de profesionales (a mano alzada). Pero para, ¿esto no debería estar petado de estudiantes? ¿Qué hacemos allí el resto? Y ya puestos a hacer preguntas: ¿Has leído la bonilista de esta semana?, ¿Conoces Karumi? Estás dos últimas preguntas es habitual que surgan en conversaciones de compañeros del metal y quizás ayuden a encontrar respuesta a las dos primeras. Y es que, los dos se han convertido en referentes de nuestro sector.

David Bonilla

Ese es el crédito que se han ganado gracias a la honestidad con la que tratan temas tan complejos como ética, motivación, felicidad, etc. En mi opinión, han sabido entender muy bien el entorno tan complejo que es hoy en día la industria del software, pero sobre todo, han sabido entender muy bien a las personas que lo forman. Es de un gran mérito. Hay que escucharles.

Y así finalizó el T3chFest, con David Bonilla en el Auditorio y organizadores y voluntarios recibiendo un merecido aplauso de los asistentes que quedaban para entonces. Personalmente marcho muy contento. Intentaré repetir en futuras ediciones, y volveré a proponer alguna charla/taller a ver si hay un poco de suerte.

Ya en el viaje de vuelta, iba reflexionando sobre muchos aspectos. Entre ellos: ¿Por qué este tipo de eventos no se realizan en otras universidades? Y no estoy hablando de foros de empleo. Desde luego, a mi no se me ocurre una mejor manera de reunir el interés de estudiantes, empresas y profesionales. Y ese, es posible que sea uno de los principales éxitos del T3chFest y un gran propósito.